4 de junio de 2011

Ante la violencia en México

La Comunidad Nacional de Vida Cristiana (CVX), presente en varias entidades federativas, se une al Pacto Nacional por la Paz, cuyas 6 exigencias son:
  1. Verdad y justicia, detención de autores materiales e intelectuales de crímenes.
  2. Poner fin a la estrategia de guerra y asumir un enfoque de seguridad ciudadana.
  3. Combatir la corrupción y la impunidad.
  4. Combatir la raíz económica y las ganancias del crimen.
  5. La atención de emergencia a la juventud y acciones efectivas de recuperación del tejido social.
  6. Democracia participativa, mejor democracia representativa y democratización en los medios de comunicación.
Como acciones específicas, en nuestra reciente asamblea nacional del 15 de mayo, hemos acordado que nuestros miembros realizarán las siguientes:
  • en acciones concretas de atención a algún sector socialmente vulnerable, sumarse a otros que hagan algo semejante; 
  • proponer y promover acciones específicas ante situaciones de impacto o emergencia social; promover acciones de respuesta formativa ante la violencia, como los talleres ESPERE y los campamentos de jóvenes por la paz;
  • buscar relación desde cada región con el Observatorio Ciudadano de Gdl para ir haciendo difusión y sinergia de acciones y formación ciudadanas con ayuda de ese instrumento.
Consonamos con INCIDE Social, que en palabras de Clara Jusidman propone:
  1. Seamos ciudadanos informados: transformémonos en lectores y audiencia crítica de los medios.
  2. No aceptemos las violencias como destino: cada muerte, desaparición o caso de violencia es importante y debe ser esclarecida.
  3. Construyamos entornos de vida y de paz, resolviendo los conflictos mediante el diálogo respetuoso; saludemos a nuestros vecinos, a los policías, a los trabajadores de los espacios sociales, a los compañeros de escuela y de trabajo.
  4. Capacitémonos como constructores de paz estudiando y difundiendo los derechos humanos, promoviendo la paz desde los espacios personales y familiares.
  5. Construyamos un mundo mejor y sin miedo, recuperando las calles; apoyando a las organizaciones que dan servicios a los jóvenes, las mujeres, la infancia, los adultos mayores; y promoviendo legislación que combata la corrupción y la impunidad así como su cumplimiento.

Refrendamos la declaración de la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México

(CIRM): Nos unimos al movimiento ciudadano que se está gestando en nuestra sociedad, para detener esta espiral de violencia, abrir caminos de reconciliación y buscar alternativas de vida.

18 de mayo de 2011.

Roberto Núñez, Presidente.

Mercedes Moreno, Vicepresidenta.