Proyecto Amazónico: Fernando, Carmen Alicia y Jairo listos para la misión

En la última reunión del año de la CENAL fueron anunciados los voluntarios que participarán en la misión de hacer presente a la CVX mundial en la Amazonía: Fernando Pino (chileno) y Carmen Alicia Amaya y Jairo Forero (colombianos). 

En Líbano, la frontera ecológica fue asumida a nivel mundial y el proyecto amazónico fue incluido en la declaración final de la Asamblea Mundial. Este/os proyecto/s de inserción con el Equipo Itinerante Amazónico responde a un discernimiento que se ha ido alimentando a través de los últimos años: hemos reconocido el tema ecológico, dimensión del reino, como uno de los elementos prioritarios de nuestra reflexión, y como horizonte de nuestras acciones conjuntas como cuerpo apostólico que responde a los temas más urgentes, y de mayor frontera en nuestros días.


Nuestra presencia en la Amazonía, a través de estos 3 hermanos, tiene el objetivo de dar una respuesta de Cuerpo (Apostólico) a estos llamados: La perspectiva de “abajo hacia arriba” es fundamental en esta iniciativa. La base del trabajo del Equipo Itinerante se sustenta en esa noción de encuentro, compartir cotidiano y sistemático, descubriendo al Cristo vivo y sufriente en los rostros de los más vulnerables. Desde esta perspectiva e irá tejiendo una propuesta de incidencia a nivel más amplio para la CVX mundial.

Como CVX, asimismo, hemos reconocido la necesidad de trabajar en redes apostólicas, ya que con nuestras potencialidades y limitaciones, requerimos de trabajar en conjunto ante realidades de una complejidad y dimensión tal como la referente al medio-ambiente.

¿Qué tiene que decir la CVX ante esta situación?, ¿podemos promover un nivel de transformaciones desde las iniciativas apostólicas, redes, y desde la incidencia política?, y ¿cómo nos cuestiona esto nuestro estilo de vida para confrontarlo con el modelo de sencillez y austeridad propuesto por Jesús?

La iniciativa del Equipo Itinerante Amazónico requiere, además de la presencia concreta de inserción, de un componente institucional regional que pueda acompañar la experiencia, para dar el soporte organizativo, y ser el puente para proyecciones de incidencia internacional. Los países de origen de nuestros misioneros tienen una responsabilidad particular, pero al mismo tiempo todos los miembros de la CVX tenemos el derecho y el compromiso de discernir con Fernando, Carmen y Jairo, enviarlos en misión, acompañarlos y evaluarnos en su experiencia para seguir atentos a las llamadas que nos hace el Señor del Reino a la CVX mundial.


Hacemos propia la oración de CVX en Colombia: Unámonos todos en oración pidiendo al Señor Su bendición para que este esfuerzo que hacemos por servirle en nuestros hermanos del amazonas brasileño se convierta en el primero de muchos servicios que podamos prestar desde nuestra CVX como un solo Cuerpo Apostólico. Demos gracias a Dios porque nuestro sueño de vivir nuestra vocación laical como miembros de un solo cuerpo se hace cada día más realidad. Nuestro abrazo lleno de la esperanza en Dios que se hace como uno de nosotros cada día por amor.