6 de mayo de 2017

Carta 4 del Presidente / Convocatoria a la Asamblea Mundial 2018

Descarga aquí carta completa con Anexos: Word - PDF

Quito, Ecuador | Mayo 2017 


La mirada creyente es capaz de reconocer la luz que siempre derrama el Espíritu Santo en medio de la oscuridad, sin olvidar que «donde abundó el pecado sobreabundó la gracia» (Rm 5,20). Nuestra fe es desafiada a vislumbrar el vino en que puede convertirse el agua y a descubrir el trigo que crece en medio de la cizaña… “En el presente momento histórico, la Providencia nos está llevando a un nuevo orden de relaciones humanas que, por obra misma de los hombres pero más aún por encima de sus mismas intenciones, se encaminan al cumplimiento de planes superiores e inesperados; pues todo, aun las humanas adversidades, aquélla lo dispone para mayor bien de la Iglesia”[1]

(Evangelii Gaudium, 84)

Nuestra Comunidad de Vida Cristiana (CVX) vive un verdadero tiempo de gracia. Estamos experimentando un genuino “kairos”, es decir, el tiempo propicio en el que Dios se hace presente para iluminar más nuestro caminar. Este tiempo especial va más allá de nuestros logros o buenos oficios, incluso más allá de nuestras limitaciones y fragilidades. De hecho, este “kairos” es un movimiento interior constante que se relaciona con la experiencia profunda del reino de Dios como gracia presente en nuestras vidas, y como una disposición exterior para dejarnos tocar más por la realidad y responder a ella con lo que somos y tenemos. No tiene nada qué ver con los aspectos cronológicos de nuestra vida que son siempre limitados. Se trata de responder a la pregunta: ¿reconozco el paso de Dios por nuestra vida personal y comunitaria como gracia profunda; y descubro el llamado particular que nuestro Padre-Madre nos hace como CVX para responder con lo mejor que tenemos en el momento eclesial y del mundo hoy? 

En la “contemplación de la Encarnación” (EE.EE. 106 a 108), elemento central de los Ejercicios Espirituales, y puerta de entrada para entender nuestra identidad CVX en el “Preámbulo” de nuestros “Principios Generales” (PG No. 1 al 3), reconocemos esa espera de la plenitud de los tiempos, y a la vez abrazamos el llamado del Dios Trinidad a sumarnos en la redención del género humano como respuesta a nuestros tiempos. La celebración de los 50 años de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) es un reflejo de este tiempo especial, y también una invitación a adentrarnos aún más en el llamado esencial de nuestra espiritualidad contemplando el mundo, amándolo, y adentrándonos en él: “¿Qué he hecho, qué hago y qué haré por Cristo?” (EE.EE. 53). 

Queremos celebrar la gracia jubilar de los primeros 50 años de nuestro caminar como CVX (1967-2017), uniendo este festejo a la invitación a prepararnos como UNA comunidad para nuestra Asamblea Mundial que se llevará a cabo en Buenos Aires, Argentina en Julio de 2018. Que todos en CVX nos adentremos en el misterio del Dios que se revela en medio del mundo. Misterio presente en nuestros 50 años de camino CVX, sabiendo que todavía queda mucho por escribir y muchas dudas por resolver, pero dejándonos llevar por ese llamado a unificarnos dentro de este proyecto universal de reino. 

En la pasada reunión del Consejo Ejecutivo Mundial, unidos en oración a toda la CVX mundial, y como resultado de dos años de un profundo y pausado proceso de discernimiento, hemos recibido frutos que proponemos a todos los miembros de la CVX en preparación de nuestra Asamblea Mundial 2018 a través del “Tema” que le dé un color y un llamado especial a nuestra Asamblea, el “pasaje de la Escritura” que ilumine nuestro camino y encuentro como cuerpo mundial, y la “Gracia” que pedimos a Dios como fruto de esta celebración y de este kairos. Son elementos tejidos conjuntamente, de hecho sólo pueden ser comprendidos de manera conjunta, y por ello los ofrecemos a ustedes para ir disponiéndonos interiormente (EE.EE. 1) para nuestra Asamblea Mundial 2018.

El Tema: 
“CVX, un regalo para la Iglesia y para el mundo”

El momento especial de la Iglesia y de la CVX hoy nos llevan a integrar los primeros 50 años de nuestra vida comunitaria con el espíritu renovador del Concilio Vaticano II que nos movilizó a asumir con más apertura y valentía los signos de los tiempos actuales, y hacia un nuevo modo de ser Iglesia en el mundo. Asimismo, no podemos dejar de reconocer la esperanza especial que el Papa Francisco ha traído para toda la Iglesia y el mundo hoy, y es así que nos queremos plantear un profundo discernimiento sobre cómo llevar la gracia integradora, sanadora, apostólica, y renovadora de nuestra Espiritualidad al corazón de la Iglesia y de los desafíos y fronteras del mundo hoy. Ser una verdadera Iglesia y una CVX en salida en el espíritu del Vaticano II y de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium que llama a una CONVERSIÓN PASTORAL.

El pasaje de la Escritura: 
“¿Cuántos panes tienen? Vayan a ver” (Marcos 6, 38)

Invitamos a todos a leer el contexto del pasaje Bíblico que nos habla de un proceso de conversión y de respuesta acogiendo la gracia de Dios recibida.
  1. Hay un momento especial de los apóstoles experimentando la amistad profunda con Cristo y de reunirnos con Él para compartir todo lo que hemos caminado, todo lo que ha sido gracia, y la necesidad de descansar en Él (Mc. 6, 30-32); 
  2. Las otras personas reconocen a Jesús, y Él siente compasión de ellos, es decir, Cristo mismo experimenta la búsqueda de sentido de las personas que parecen perdidas, asume el vacío en sus corazones, y se dispone a compartir su vida y su gracia (Mc. 6, 33-34); 
  3. Los apóstoles, preocupados por las cuestiones de este mundo se sienten inseguros porque es tarde y se sienten superados por la situación en la que no serán capaces de ofrecer alimento a tantas personas. A pesar de que el pan Vivo está entre ellos, parece que aún no terminan de comprenderlo (Mc. 6, 35-36); 
  4. Jesús los afirma en su llamado, los compromete con el dolor del mundo, y los mueve a reconocer en sí mismos la gracia que ya han recibido al decir “Denles ustedes de comer” (Mc. 6, 37); y aunque la duda y el temor persisten en los apóstoles (como en nosotros), Él hace la afirmación que transformará la fe y las certezas de sus seguidores, y es la que ahora nos anima como CVX a reconocer la gracia que ya hemos recibido para compartirla con valentía en la Iglesia y en el mundo: “¿Cuántos panes tienen? Vayan a ver” (Mc. 6, 38)

La Gracia que pedimos al Señor en nuestra Asamblea: 
“Deseamos mayor profundidad e integración en la vivencia de nuestro carisma CVX en el mundo de hoy”

Confiar en todo lo que nos ha sido dado ya, vivirlo en plenitud integrada desde nuestra comunidad, espiritualidad y vocación apostólica, y donarlo al mundo. A quien mucho se le ha dado, mucho se le pedirá. Y la CVX ha recibido mucñho… muchísimo. Es momento de llevarlo al mundo con más coraje y valentía.

Mediante este comunicado CONVOCAMOS FORMALMENTE a nuestra Asamblea Mundial CVX en Buenos Aires, 22 al 31 de Julio 2018 (llegada el 21 de Julio y salida el 1ero. de Agosto). Que el Dios de la vida nos ilumine en cada paso y nos dé un corazón generoso y atento a escuchar las mociones del Buen Espíritu para mirar el horizonte de los próximos 50 años que queremos dejar para los que vengan después de nosotros, y honrando la vida de los que pasaron por la CVX antes para hacerla lo que es hoy. 

A continuación compartimos detalles y orientaciones más particulares sobre nuestra Asamblea.

Mauricio López Oropeza
Presidente CVX mundial 

Descarga aquí carta completa con Anexos: Word - PDF


[1] San JUAN XXIII, Discurso de apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II (11 octubre 1962), 4, 2-4: AAS 54 (1962), 789.