CARTA ASISTENTE CVX JAPÓN

Queridos amigos en el Señor:

Valoramos mucho su preocupación y sus oraciones. Aunque la situación actual es todavía tensa e impredecible, mucha gente afectada está en calma y mucha gente trata de ayudarlas con todas sus fuerzas. Puedo ver el lado positivo de la humanidad. Encuentro algo de consolación.

Pedí a muchos miembros de la CVX japón y muchos amigos católicos que oren juntos. Hoy empezamos la novena. Si están interesados únanse a nosotros. La novena de oración va desde el 17 de marzo (En recuerdo de los japoneses católicos descubiertos en Nagasaki) a Marzo 25 (la fiesta de anunciación y el día mundial de la CVX) la novena tiene tres intenciones: 1) las víctimas (550.000 personal) para que tenga la fortaleza suficiente 2) las personas muertas (el número es más de 5.000. Este número va creciendo día a día) para que tengan una eterna paz en el cielo 3) La fuga de radiactividad para que pueda parar tan pronto como sea posible. El contenido de la oración es libre: rosario, viacrucis, meditación cualquiera que puedan hacerla. Se supone que cientros de católicos se juntarán a la novena. Por favor únanse. Incluso está bien si es un día o dos días.

Déjenme explicarles acerca del día del recuerdo de los japoneses católicos, que es muy especial para los cristianos caponeses. Hace 400 años el gobierno japones persiguió a los católicos muy duramente y se estima que 200.000 católicos fueron martirizados de manera muy heroica. Ellos pensaban que los cristianos se exterminaron en esa ocasión aunque continuaron la prohibición de la cristianidad de manera muy estricta. Después de que el viejo gobierno terminó y el gobierno moderno inició hace 150 años, muchos extranjeros vinieron a Japón. Un sacerdote católico vino pra cuidar de ellos. Cuando el oraba en la capilla un 17 de marzo, algunos japoneses granjeros entraron en la capilla. Ellos hicieron tres preguntas al sacerdote: "venera usted a Santa María, nuestra madre?", "Respeta al papa como un lider de la Iglesia?", "es usted soltero". El respondió "Si". Entonces ellos dijeron, "Usted y nosotros tenemos el mismo corazón". Los cristianos japoneses aparecieron repentinamente.

Esto realmente fue una sorpresa ellos guardaban su fe completamente en secreto, una generación tras otra por 250 años. Sin ningún sacerdote y sin la santa eucaristía ellos bautizaban a sus niños, decían oraciones católicas, celebraban navidad y la resurrección cada año. Ellos pudieron sobrevivir como un grupo a pesar de la dura represión del gobierno. Ese sacerdote pensó que es uno de los santos milagros de la Iglesia Católica. Esta es la razón por lo que los japoneses celebran este milagro el día de hoy. Si, Nosotros los japoneses nunca nos detenemos ante ninguna dificultad.

Dios, nuestro Padre, tu eres la ley verdadera de este Mundo. Oramos en tu santo nombre. Por favor ten misericordia de esta gente de Japón quien ha sido víctima del terremoto, tsunami y contaminación por la radioactividad. Señor, ten misericordia de nosotros. Danos paz, esperanza y coraje para sobreponernos a estas dificultades. Nosotros confiamos totalmente en tí. Aunque somos pecadores, no podemos ayudar pero confiamos en tí. Yu eres el único refugio y seguridad. Por favor danos coraje y fuerza especialmente a quienes están comprometidos en el rescate y la ayuda directo. Creemos que tú puedes ayudarnos. En el nombre del Señor. AMEN

Ei-chan R. Hanafusa, S.J.

Asistente Eclesiástico de CVX Japón