Pan-Amazonía: fuente de vida en el corazón de la Iglesia

Damos la bienvenida a la Esperanza de esta Red Eclesial Pan-Amazónica REPAM que hemos visto nacer y que hemos tejido juntas-os.

Que la espiritualidad encarnada que nos ha ensanchado el corazón y nos ha unido y confirmado en algo que ya anhelábamos ser por convicción y testimonio, y que ahora se ha confirmado, sea lo que nos sostenga juntos siempre mirando esta tarea tan descomunal y compleja, como hermosa y urgente. Que la historia que nos antecede de mujeres y hombres que entregaron la vida como miembros de la Iglesia próxima-prójima y encarnada, sea nuestro referente. Hoy esta REPAM ha nacido y nos ha sido puesta en las manos por el Espíritu. Pidamos para ser capaces de verla crecer y profundizarse en la colaboración para el acompañamiento, respeto y defensa de los pueblos y los más vulnerables.


Ya iremos descubriendo el camino concreto, a la luz de lo que juntos fuimos definiendo en Brasilia. Por ahora hacemos llegar a todos ustedes las VERSIONES FINALES de: 1. LA DECLARACIÓN DE FUNDACIÓN DE LA REPAM. Versión Final; 2. CARTA AL PAPA. Versión Final. 3. COMUNICADOS DE PRENSA en Portugués y Español

PEDIMOS ENCARECIDAMENTE QUE POR FAVOR LAS PUEDAN COMPARTIR Y ENVIAR A TODAS LAS REDES A SU ALCANCE, A REVISTAS DE IGLESIA Y AFINES, A SUS RESPECTIVAS CONFERENCIAS EPISCOPALES, PASTORALES SOCIALES, REDES DIGITALES, Y A TODOS LOS QUE PUEDAN AYUDAR A DIVULGAR ESTA BUENA NOTICIA. Si la van a traducir a otros idiomas les pedimos que siempre nos las compartan a los miembros del equipo ejecutivo.

Muchos documentos más vendrán en breve: Directorio de asistentes, Memoria final, evaluaciones, y sobre todo pasos que iremos dando paulatinamente para ver crecer y cuidar el camino de nuestra REPAM.

Un nuevo agradecimiento sincero a los presidentes de la Comisión para la Amazonía de la CNBB, Dom Claudio Cardeal Hummes; del Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM, Mons. Pedro Barreto; del Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Cáritas, Mons. José Luis Azuaje; y de la Confederación Latinoamericana de Religiosas y Religiosos, la Hermana Mercedes Casas. Así como al acompañamiento del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Y un reconocimiento muy grande a los misioneras-os de la Amazonía, a las Congregaciones e instituciones insertas en este hermoso territorio. A todos los que colaboraron para este encuentro que cerró con resultados extraordinarios, aunque apenas empieza el camino.

Un abrazo especial a la CNBB por su generosa y cariñosa acogida en estos días en Brasilia.

Comité Ejecutivo